64Cultura ambiental por medio de la acción de grupos ecológicos en la Institución Educativa Consuelo Araujo Noguera de Valledupar, CesarAlelis Karina Maestre-Pacheco1Cómo citar este artículo / To reference this article / Para citar este artigo: Maestre-Pacheco, A. K. (2021). Cultura ambiental por medio de la acción de grupos ecológicos en la Institución Educativa Consuelo Araujo Noguera de Valledupar, Cesar. Revista UNIMAR, v. 39, n. 1, 64-82. hps://doi.org/10.31948/Rev.unimar/unimar39-1-art5Fecha de recepción: 08 de octubre de 2020 Fecha de revisión: 27 de noviembre de 2020 Fecha de aprobación: 21 de enero de 2021La investigación tuvo como objetivo, implementar una intervención estratégica para la formación de la cultura ambiental, por medio de la acción de grupos ecológicos, en la Institución Educativa Consuelo Araujo Noguera en Valledupar, Cesar. El estudio estuvo enmarcado en el paradigma cualitativo, bajo el enfoque crítico reexivo y su diseño se desarrolló dentro de la investigación acción pedagógica. La unidad de análisis quedó conformada por 114 estudiantes de los grados séptimo y 70 acudientes. Los resultados indicaron que, con la intervención, se logró recuperar los ambientes de la institución y la comunidad, gracias a la acción de los grupos ecológicos. Se concluye que se alcanzó a fomentar la cultura ambiental en los involucrados del proceso educativo; además, la actuación de los grupos ecológicos fue primordial para transformar la realidad de unos ambientes atrapados por los desechos sólidos y desforestados, por ambientes sanos, preservando la vida de la tierra y la salud de todos los involucrados.Palabras clave: cultura ambiental; grupos ecológicos, medio ambiente.Rev. Unimar Enero - Junio 2021e-ISSN: 2216-0116 ISSN: 0120-4327 ISSN-L: 0120-4327DOI: hps://doi.org/10.31948/Rev.unimarArtículo resultado de la investigación titulada ‘Cultura ambiental por medio de la acción de grupos ecológicos en la Institución Educativa Consuelo Araujo Noguera de Valledupar, Cesar’, desarrollada desde el 31 de septiembre de 2018 hasta el 13 de febrero de 2020 en Valledupar, Cesar Colombia.1Licenciada en Ciencias Naturales y Educación Ambiental; Magíster en Pedagogía. Docente Institución educativa Consuelo Araujo Noguera, Valledupar, César, Colombia. Email: aleliskarina@hotmail.comResumen
65Rev. Unimar Enero - Junio 2021e-ISSN: 2216-0116 ISSN: 0120-4327 ISSN-L: 0120-4327DOI: hps://doi.org/10.31948/Rev.unimarEnvironmental culture through the action of ecological groups in the Consuelo Araujo Noguera Educational Institution in Valledupar, CesarAbstractThe objective of the research was to implement a strategic intervention for the formation of environmental culture through the action of ecological groups in the Educational Institution Consuelo Araujo Noguera, in Valledupar, Cesar. It was framed in the qualitative paradigm, under the reexive critical approach and its design was developed within the pedagogical action research. The unit of analysis consisted of 114 seventh grade students and 70 guardians. The results indicated that the intervention was able to recover the environment of the institution and the community, thanks to the action of the ecological groups. It was concluded that it was possible to foster an environmental culture in those involved in the educational process, and that the action of the ecological groups was essential to transform the reality of environments trapped by solid waste and deforested, into healthy environments, preserving the life of the earth and the health of all those involved.Keywords: environmental culture; ecological groups; environment.Cultura ambiental através da ação de grupos ecológicos na Instituição Educativa Consuelo Araujo Noguera em Valledupar, CésarResumoO objetivo da investigação era implementar uma intervenção estratégica para a formação da cultura ambiental através da ação de grupos ecológicos na Instituição Educativa Consuelo Araujo Noguera, em Valledupar, Cesar. O estudo foi enquadrado no paradigma qualitativo, sob a abordagem crítica reexiva e a sua concepção foi desenvolvida no âmbito da investigação pedagógica de ação. A unidade de análise consistiu em 114 alunos do sétimo ano e 70 guardiões. Os resultados indicaram que a intervenção foi capaz de recuperar o ambiente da instituição e da comunidade graças à ação dos grupos ecológicos. Concluiu-se que era possível fomentar uma cultura ambiental nas pessoas envolvidas no processo educativo, e que a ação dos grupos ecológicos era essencial para transformar a realidade dos ambientes aprisionados por resíduos sólidos e desmatados, por ambientes saudáveis, preservando a vida da terra e a saúde de todas as pessoas envolvidas.Palavras-chave: cultura ambiental; grupos ecológicos; meio ambiente.
Rev. Unimar Enero - Junio 2021e-ISSN: 2216-0116 ISSN: 0120-4327 ISSN-L: 0120-4327DOI: hps://doi.org/10.31948/Rev.unimarCultura ambiental por medio de la acción de grupos ecológicos en la Institución Educativa Consuelo Araujo Noguera de Valledupar, CesarAlelis Karina Maestre-Pacheco661. IntroducciónLa investigación sobre cultura ambiental por medio de la acción de grupos ecológicos está enmarcada en la línea de investigación Formación y Práctica Pedagógica de la Universidad Mariana, dado que orienta el quehacer del docente en el estudio y reexión de problemas desde el ámbito educativo y pedagógico en los diferentes niveles educativos, posibilitando una mejor calidad educativa y un mayor impacto en las actividades de enseñanza y aprendizaje, además de los aspectos sociales de la educación, con la nalidad de generar un conocimiento que promueva la transformación del campo pedagógico a partir de la atención a las problemáticas existentes en contextos particulares, como es el caso de este trabajo, que se ubica en la Institución Educativa Consuelo Araujo Noguera de Valledupar, Cesar.En la actualidad, las continuas reseñas de los problemas ambientales en los medios de comunicación y publicaciones cientícas han hecho que el conjunto de la sociedad vea este problema como algo indeseable, que se relaciona directamente con la supervivencia de los seres vivos, respecto al futuro ambiental del planeta. Esto ha conducido a evidenciar y cuestionar la agresividad de la conducta humana sobre el medio natural, y pone de maniesto la necesidad de cambiar los sistemas de conocimientos y valores sociales. Esta necesidad de cambio social ha hecho que la educación y la formación sean requeridas como instrumentos fundamentales para crear una cultura ambiental que conciencie hacia la sostenibilidad planetaria (Escámez y Barrón, 2010).La idea planteada anteriormente lleva a pensar en la urgencia de impulsar la formación de la cultura ambiental, entendida por Mera (2003), como el sistema de valores materiales y espirituales que se construye a partir del uso racional de los recursos naturales y, con ello, del medio ambiente, basado únicamente en necesidades reales de una conciencia ecológica orientada hacia el desarrollo sostenible. La cultura ambiental establece los parámetros de relación y reproducción social respecto a la naturaleza. Según Bayón y Morejón (2003), ésta debe estar sustentada en la relación del hombre con su medio ambiente, en la cual está implícito el conjunto de estilos, costumbres y condiciones de vida de una sociedad con una identidad propia, basada en tradiciones, valores y conocimientos. Asimismo, Roque (2003), ha señalado que:La cultura es un patrimonio y un componente del medio ambiente; por lo tanto, su conservación es un derecho soberano de cada pueblo. Todas las características de la cultura están inuenciadas por el entorno natural en el que se desarrolla la sociedad; este entorno tiene una gran inuencia en el carácter de identidad cultural de los pueblos. (p. 10)A su vez, las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA, 2016) han dicho que el cambio ambiental que afecta al mundo está ocurriendo a una velocidad muchísimo más rápida de lo que antes se pensaba, haciendo imperativo que se actúe ahora, para revertir el daño que se le ha hecho al planeta por el crecimiento de la población, la rápida urbanización, el aumento en el nivel de consumo, la deserticación, la degradación de la tierra y el cambio climático; sin embargo, ante esta realidad, no es menos verdad que el trabajo continuo de los grupos ecológicos ha generado acciones que han permitido ganar tiempo para reaccionar ante estas graves amenazas.En este sentido, para Brand (2002), la formación de grupos ecológicos es de gran relevancia, pues tienen la capacidad de inuir en las personas y de generar conocimiento ante la complicada situación ambiental actual; a ellos se les puede atribuir, en gran medida, el fortalecimiento de la cultura ambiental, por cuanto difunden información ecológica a las comunidades, sobre prácticas ecológicas de reciclaje y de valoración del medio ambiente; además, tienen capacidad autocrítica para solucionar problemas ambientales.Adicionalmente, los grupos ecológicos deenden el derecho a tener un ambiente sano, ya que uno de sus nes primordiales es alzar la voz para su conservación; en general, promueven información sobre el tema porque, principalmente, son formados para manejar la cuestión de la basura, contaminación, reciclaje, reutilización y reducción de desechos plásticos, entre otros aspectos que favorecen el desarrollo de la cultura ambiental en los miembros de las comunidades educativas frente a la problemática ambiental, contribuyendo así con la mejora de la calidad de vida.Salcido (2015) maniesta que los grupos ecológicos escolares están conformados por estudiantes de los centros educativos que apoyan la cultura de la coeciencia ambiental y tienen una participación activa en la elaboración de diagnósticos; son activos en la elaboración de planes de acción para
Cultura ambiental por medio de la acción de grupos ecológicos en la Institución Educativa Consuelo Araujo Noguera de Valledupar, CesarAlelis Karina Maestre-PachecoRev. Unimar Enero - Junio 2021e-ISSN: 2216-0116 ISSN: 0120-4327 ISSN-L: 0120-4327DOI: hps://doi.org/10.31948/Rev.unimar67el manejo de problemas medioambientales y las buenas prácticas. En esta dirección, se pudiera expresar que son una alternativa viable y tangible para abordar los diferentes problemas ambientales.En este sentido, Gomera (2008) hace referencia a la forma como las prácticas ambientales determinan las condiciones para una posterior calidad de vida de cada una de las personas que interactúan dentro de la sociedad. Gonzalez-Gaudiano (2007), por su parte, recalca que la educación ambiental debe formar parte del currículo escolar, más allá de los contenidos referentes al tema del medio ambiente; en el ámbito de las ciencias naturales, debe generar cambios en la actitud de los estudiantes frente al cuidado del mismo. Aun así, en muchas ocasiones los respectivos proyectos se quedan plasmados sobre el papel o son inscritos como requisito, mas este ideal no está presente de manera consecuente en las prácticas educativas ni en el hacer cotidiano en las instituciones educativas.Ante los desafíos ambientales, los grupos escolares ecológicos, aun cuando son pequeños, representan para Colombia, la oportunidad de formar para la cultura ambientalista; su acción local es de gran signicancia, dado que son capaces de inuenciar y llegar a grandes ámbitos como el familiar, el comunitario, departamental, hasta llegar al país entero y repercutir globalmente (Paz, 2019); por ello, su formación se considera relevante para esta investigación, en el entendido que pueden tener gran incidencia en los habitantes del barrio 450 años, contexto que sirve al estudio.Al respecto, García (2002) ha mencionado que la educación ambiental orientada hacia la acción, contribuye a la formación de la cultura ambiental, por lo cual debe involucrar a los estudiantes en el tratamiento de problemas reales y concretos, sin conformarse con la mera discusión de posibles soluciones. De lo que trata entonces, es de preparar para la acción ambiental, con la adquisición de capacidades, habilidades y rutinas concretas mediante faenas para mejorar el paisaje, dado que los estudiantes no solo deben saber valorar, sino estar preparados y capacitados para la acción ambientalista; por ello, deben vivir experiencias signicativas, mitigando en forma grupal o individual, los problemas ambientales de su escuela o de la comunidad.Esta acción requiere un cambio en las conductas y valores del estudiantado respecto al medio que le rodea. Edel y Ramírez (2006) mencionan que la escuela, en su labor pedagógica, debe poner en contacto al estudiante con el medio natural y los problemas ambientales de su escuela y comunidad; esto es, ofrecerles las experiencias a través de actividades encaminadas a la conservación del entorno. A esto se suma Corral-Verdugo (1998), quien arma que no basta con poseer conocimientos sobre estrategias de acción, sino que es necesario adquirir habilidades instrumentales que permitan cuidar el entorno de manera sistemática y efectiva; por ello, los estudiantes no solo deben saber valorar, sino estar preparados y capacitados para la acción ambiental.En el marco de todos esos señalamientos, González (2013) reere la importancia de los grupos ecológicos escolares en diversas acciones, para mitigar los problemas ambientales de su escuela y de su entorno comunitario; rearma que, con sus acciones, la educación ambiental deja de ser abstracta, para vincularse a la realidad del entorno local y atender la formación de comportamientos responsables para la creación de valores y actitudes positivas a la naturaleza. A partir de la realidad de las instituciones educativas, Espejel (2009) comenta que los estudiantes pueden mantener limpias y cuidadas las áreas verdes de la escuela, aprender a trabajar en equipo, invitar y concientizar para tener razonamiento y comprensión de la importancia de recoger la basura, cuidar el suelo, el aire y el agua, crear conciencia en la comunidad estudiantil para mantener en buen estado su ambiente, concientizar a la comunidad estudiantil y tener resultados visibles en cuanto a la limpieza y mantenimiento de todas las áreas, identicar los problemas ambientales de la institución educativa proponiendo y ejecutando acciones para ofrecer soluciones para mejorar las condiciones de la escuela y cambiar los malos hábitos.La Institución Educativa Consuelo Araujo Noguera, sujeto de este estudio, se encuentra ubicada en el barrio 450 años, creado como proyecto de vivienda de interés social en el año 2000 y luego abandonado por los organismos gubernamentales, según informa Don Pilo (2017), en un reportaje. Relata que esta comunidad presenta grandes problemas ambientales, sobre todo por la acequia Las Mercedes que, además de la amenaza que resulta en cada época de invierno por la creciente de sus aguas que llegan hasta las viviendas cercanas y las inunda, representa también una zona utilizada por los habitantes y transeúntes del sector para depositar grandes cantidades de basura, problemática que trae consigo enfermedades de la piel y malos olores, entre otras dicultades que afectan a toda la comunidad, situación ambiental que emerge de la poca conciencia y cultura ambiental de sus